Al final de cada serie de artículos, da click sobre "Entradas antiguas" para acceder a la siguiente serie.

viernes, 31 de octubre de 2014

REVIENTA LA TRAMA DE CORRUPCIÓN EN EL CINE EN MÉXICO

por Javier Ortiz Tirado Kelly / OTEKA
Escritor, director y productor graduado en el CUEC-UNAM

A LA OPINIÓN PÚBLICA
A LAS AUTORIDADES
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

A fin de precisar las declaraciones que hice frente a las cámaras y micrófonos de TV Azteca el lunes 27 de octubre de 2014, confirmo mi denuncia pública relativa al sistema de corrupción en el Imcine, en sus fondos Foprocine, Fidecine y Eficine, y en la empresa paraestatal Estudios Churubusco; así como la mafia que controla y se beneficia ilegalmente, integrada por funcionarios del gobierno y un grupo de productores, distribuidores y exhibidores de cine, así como de contribuyentes y sus intermediarios (brokers) que abusan y sacan provecho indebido del artículo 189 (antes 226) de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

En el sexenio del entonces presidente Calderón, tan sólo a Inbursa (Slim) y a Televisa (Azcárraga), el Comité Interinstitucional del Eficine les autorizó 330 millones de pesos como estímulos fiscales vía Eficine.


Toda esa mafia utiliza los recursos públicos, ¡nuestros impuestos!, sin escrúpulos. Trafica influencias, malversa y desvía fondos, impone la inequidad, viola las leyes y es cobijada por el manto impune.

El negocio del cine en México es muy importante. Tan sólo en el 2013 —sin contar las películas transmitidas por televisión, ni por Internet, ni las comercializadas y pirateadas en discos—,  únicamente las salas a nivel nacional vendieron cerca de 250 millones de boletos, los cuales dejaron a las taquillas a nivel nacional una cantidad aproximada de 12 mil millones de pesos.

No puedo mencionar cifras de lo que dejan las películas mexicanas en el exterior, porque el IMCINE se niega a investigarlo y por ende a transparentarlo. Pero, la Secretaría de Economía, por instrucciones que le dio el Pleno del IFAI mediante el recurso de revisión No. RDA 4042/12 que gané, me informa que son cientos de millones de dólares lo que dejan las películas mexicanas fuera del país. Y aunque seguramente las y los funcionarios del Imcine y sus entes conexos lo han sabido y lo saben, el hecho es que ni el Imcine, ni sus fideicomisos, ni los Estudios Churubusco, parecen exigir a ciertos productores que les retornen las inversiones que el Estado realiza en sus películas. En general, sus retornos de inversión son casi nulos. ¿Y a dónde va todo ese dinero que no regresa?

A nivel nacional, es indignante que, de todo el dinero que los mexicanos pagamos en las salas de cine, sólo una parte mínima, cercana al 10%, corresponde a películas mexicanas. Y esa cifra, en el 2013 fue gracias a dos películas: 'No se aceptan devoluciones' y 'Nosotros los Nobles', apoyadas promocionalmente por Televisa y TV Azteca, y que en conjunto representaron dos terceras partes de los ingresos por filmes mexicanos. De no ser por ese par de fenómenos, las 100 películas mexicanas restantes no habrían llegado ni al 4% de participación de mercado.

Casi el 90% del cine que se exhibe en las salas de México, es estadounidense. Y el del resto del mundo, apenas se exhibe sólo en los circuitos culturales.

La mayor parte de esos ingresos en taquilla, se queda en manos tanto del duopolio formado por Cinépolis y Cinemex que controlan el 95% del mercado, como en las distribuidoras  estadounidenses conocidas como 'majors'.

Alejandro Ramírez (CINÉPOLIS)
Mientras que la ley y las autoridades ya reconocieron el problema del duopolio en la TV, y están obligadas a actuar en consecuencia, en el cine, en cambio, siguen permitiendo las prácticas duopólicas, sin que la Comisión Federal de Competencia intervenga. Por ejemplo, el duopolio ha sido acusado sistemáticamente por la Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas de violar la Ley Federal de Cinematografía, específicamente el artículo 19 que obliga a las salas a que dediquen por lo menos el 10% del tiempo de exhibición al cine mexicano. Asimismo, Cinépolis y Cinemex, quienes con Televisa controlan la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma  (CANACINE), impiden a los productores fijar sus precios en el mercado y, en las más de las ocasiones, les dan los peores horarios y les imponen prácticas importadas que no son las que convienen al desarrollo del sector de producción mexicano.

Germán Larrea (CINEMEX) con
el Presidente Enrique Peña Nieto

Este duopolio de la exhibición junto con las 'majors', y en contubernio con nuestras autoridades que se abstienen de crear y ejercer políticas públicas para regular la competencia, bloquean al cine mexicano para que no pueda desarrollarse en nuestro propio país.

Mientras que la Cineteca Nacional y sus circuitos apenas logran 1 (un) millón de asistencias anuales para exhibir el cine llamado de arte o "cultural", el cine comercial logra 250 veces esa cantidad de asistencias. De modo que el problema es doble: Una limitadísima pero muy costosa y cacareada actividad para la formación de públicos y el fortalecimiento de nuestra identidad y desarrollo cultural, y una tramposa e ineficaz plataforma para la creación y desarrollo de nuestra propia industria de cine.

En vez de regular una sana y equitativa competencia, con el fin de evitar conflictos con Estados Unidos, nuestro gobierno ha optado por subsidiar la producción de cerca de 100 largometrajes anuales, y centenas de cortos, y de becas para creadores y para asistir a cursos, festivales y talleres, y así tener contento, digamos que 'maiceado', a un considerable segmento de los jóvenes aspirantes, de los productores y del escaso personal artístico y técnico que alcanzan a contratar para hacer películas; desde luego, castigando sus salarios y explotando su creencia de que así van haciendo méritos.

Pero la política más regresiva, sin duda ha sido la de NO apoyar la promoción.  A falta de ella, la inmensa mayoría de las películas mexicanas no le llegan a la gente, a diferencia de las estadounidenses que invierten millones en publicidad. Prueba de lo nefasto que ha sido esta política castrante, es que la tasa de retorno de lo invertido en películas mexicanas ha sido y es casi nula, a pesar de que Fidecine y Estudios Churubusco están obligados a invertir sólo en películas con viabilidad de recuperación.

Las autoridades de Fidecine, que habían ocultado durante años las cifras de retorno hasta que pedimos al IFAI que las transparentara, por fin reconocen y confirman, también ante el IFAI, tanto en el recurso de revisión No. RDA 3678/13 como en su respuesta a la solicitud No. 1131200010814, que No tienen metodología alguna para diagnosticar y pronosticar la viabilidad comercial de las películas que apoyan. Y aún así, con dicha ineptitud e incompetencia que tan campantemente aceptan, se dan el lujo de rechazar proyectos argumentando falazmente que no tienen viabilidad.




Y a muchos de los productores beneficiados, en realidad les importa un pepino si sus películas tienen o no éxito en las taquillas debido a que inflan sus presupuestos, gastan menos en sus producciones de lo que reportan en sus contabilidades, dan sus rigurosas mochadas, incrementan sus activos suntuarios y sus cuentas bancarias, y asunto logrado. Por eso son muy pocas las casas productoras que han podido consolidarse a lo largo de estos años y los fideicomisos no han podido, ni querido, crecer. Al fin de cuentas, el generoso Congreso les vuelve a autorizar más recursos frescos año con año.

POR ELLO Y MÁS, CUESTIONO A TODOS LOS SECTORES DE GOBIERNO, ESPECÍFICAMENTE A CONACULTA Y A SU PRESIDENTE RAFAEL TOVAR Y DE TERESA, Y AL IMCINE Y A SU DIRECTOR GENERAL JORGE SÁNCHEZ SOSA:

¿POR QUÉ SIGUEN PERMITIENDO ESTA INDIGNANTE SITUACIÓN?

Ya que como decía el anterior presidente de la Academia, el cine es un asunto de soberanía nacional que está siendo violada.

¡SI NO PUEDEN ACTUAR EN FAVOR DEL CINE MEXICANO EN MÉXICO, RENUNCIEN! 

* * * * *

Durante el sexenio del Ex Presidente Calderón, tan sólo el sector de producción encabezado por el IMCINE, ejerció un presupuesto público de CUATRO MIL MILLONES DE PESOS que supuestamente destinó a apoyar y a estimular la producción de cientos de películas.

Sin embargo, los fideicomisos y fondos, como FIDECINE, FOPROCINE Y EFICINE, no se han manejado abierta y transparentemente, tal como lo prometió aquel presidente cuya responsable al frente del CONACULTA, Consuelo Sáizar, le hizo creer que el suyo había sido "el sexenio del cine".




Marina Stavenhagen Vargas
Ex Directora Gral. del IMCINE
Y digo que 'supuestamente' aquel presupuesto se aplicó a la producción de cine, porque sin que aún se haya hecho una auditoría a fondo al IMCINE, a sus fideicomisos, al Comité Interinstitucional de Eficine, a los contribuyentes y a los sujetos de apoyo, lo que sí se hizo fue investigar a la ex Directora General, Marina Stavenhagen Vargas.

Según la publicación del número de expediente 0003/2012, ella acaba de recibir de la Secretaría de la Función Pública, una sanción económica de $14,754,950.00  y la inhabilitación que le prohíbe ejercer cargos públicos durante 10 años.

Estas sanciones, según la publicación oficial, son a causa de su NEGLIGENCIA ADMINISTRATIVA.

¡Y de qué tamaño debió ser, para que los montos de las sanciones sean tan elevados!

Su caso ya está en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, y Marina Stavenhagen está en su derecho de apelar y acaso ampararse. Pero tendrá que librar un complicado juicio. Mientras tanto, la ex funcionaria que apoyó varios proyectos de TV Azteca y de gente ligada a esa televisora, ha sido cobijada por dicha empresa desde antes que se publicaran las sanciones aplicadas por la Secretaría de la Función Pública; no sé si con o sin el conocimiento de don Ricardo Benjamín Salinas Pliego.

Marina Stavenhagen concedió apoyos violando las leyes y las reglas de operación de los fideicomisos: Se auto concedió apoyos millonarios para la producción, difusión y premiación de su película 'Viaje Redondo'. Junto con el Comité Técnico de Fidecine apoyó ilegalmente, con 10 millones de pesos, la película 'El Crimen del Cácaro Gumaro' del productor Daniel Birman Ripstein, violando el artículo 56 del Reglamento de la Ley Federal de Cinematografía y, pese a que el Grupo 4 de Evaluación del Imcine no recomendó apoyar dicha película con el EFICINE debido a sus inconsistencias financieras y presupuestarias, no obstante el Comité Interinstitucional al que Marina pertenecía se pasó por el arco del triunfo aquella recomendación y concedieron el estimulo fiscal al 'Cácaro Gumaro' por otros 20 millones de pesos. Entre Marina Stavenhagen, Consuelo Sáizar, Fidecine, Eficine y Estudios Churubusco concedieron apoyo tras apoyo, en forma irregular, a la productora Mónica Lozano y a otros más.


La ley deberá imponerse y prevalecer sobre la campaña de opinología que un grupo de beneficiados, incondicionales, agregados y desinformados ha estado organizando, y que pretende exculpar a la ex Directora del Imcine.

 
El principal organizador, y que además se está colgando de esta campaña, es Víctor Manuel Romero Ugalde, conocido en el medio sólo como Víctor Ugalde, quien después de tener que abandonar su cargo como Secretario Ejecutivo de Fidecine, en el 2011 fue sancionado también por la Función Pública con una multa de $12,000,000.00 y la inhabilitación por 10 años. Además, debido a sus ilegales conductas al frente de la Sociedad Mexicana de Directores Realizadores de Obras Audiovisuales, su Comité de Fiscalización y Vigilancia está exigiendo su remoción. Se le acusa, entre muchas otras cosas, de haber traicionado a los directores de cine al firmar un contrato leonino con Televisa a fin de permitirle que mutile o edite las películas que exhiba, violando con ello los derechos morales de los directores que son inalienables. De modo que Víctor Ugalde tiene graves motivos para ponerse, junto con Marina Stavenhagen, como víctimas de lo que han denominado como una injusta persecución iniciada por el ex titular del Órgano Interno de Control en el Imcine.

Yo soy un cineasta graduado por el CUEC de la UNAM, con más 40 años de trayectoria profesional. A partir de que Fidecine me negó a la mala el apoyo para mi película 'Vivir Amando', lo cual ya he explicado de manera detallada, y que se resistía a informarme el porqué, me dediqué a investigar. A lo largo de dos años y medio, sumamente desgastantes, en los que he venido estudiando esta situación, he logrado descubrir y acopiar pruebas de la existencia de toda una trama de corrupción que hoy, más que nunca, se resiste a reconocerlo. Y, por supuesto, por esa causa no sólo el Imcine me tiene vetado en ese y otros proyectos que podrían catapultar a la industria mexicana del cine, sino que algunas de sus autoridades y sus incondicionales, han bloqueado mi carrera profesional y me han ocasionado graves daños y perjuicios.

Más de 15 meses han transcurrido desde que presenté a la directiva del CONACULTA y el IMCINE el proyecto de CINE MÓVIL que ofrece todo un sistema y una estructura organizacional novedosos para crear y desarrollar empresas de producción, distribución y exhibición de cine fijo y móvil por todo el país, a fin de incrementar la penetración y la cobertura, y de contribuir al Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Enrique Peña Nieto, en orden a aportar soluciones para la recuperación de espacios públicos, la reconstitución del tejido social y la creación de empleos para la juventud. A la fecha, la directiva del Imcine sigue sin darme respuesta a pesar de que el Secretario Cultural y Artístico del Conaculta se lo ha pedido al IMCINE. ¿Falta de visión e ineptitud, mala leche o tolerado desacato del Director del Imcine a sus superiores del Conaculta?



He recopilado y difundido cientos de documentos obtenidos por la vía del IFAI, y otros más que me han permitido estudiar a fondo y contar con las pruebas suficientes de casos específicos que, independientemente de su propia irregularidad que puede configurar toda una serie de delitos, sirven para inducir la existencia de la corrupción sistémica.

Son bastantes los casos que varios colegas hemos denunciado, y que amañadamente nos han bloqueado, tanto en los órganos de control de la función pública en el Imcine (expedientes 2012/IMCINE/DE1  y  2013/IMCINE/DE16), en la SHCP (expediente 2012/SHCP/DE448-T470) y en la CNDH (expediente CNDH/2/2012/2359/Q), como a través de diversas cartas, la mayoría sin contestar, que hemos dirigido a altos funcionarios como el Dr. Luis Videgaray, de Hacienda; el Lic. Emilio Chuayffet, de Educación Pública; el Lic. Rafael Tovar y de Teresa, del Conaculta; y el Sr. Jorge Sánchez Sosa, del Imcine.




 Además, tengo constancia de que entregué a Cristina García Cepeda, hoy Directora General de Bellas Artes, y en su momento Coordinadora de la transición del sector cultura del Presidente Calderón al Presidente Peña Nieto, todo un expediente digitalizado con las denuncias de la corrupción existente en Conaculta y el Imcine. Y ella me escribió que entregaría dicho documento a quien quedara al frente de Conaculta.



Sin embargo, Conaculta, en sus alegatos al recurso de revisión que interpuse ante el IFAI con número de folio RDA 4136/14, asegura que después de una búsqueda exhaustiva en sus archivos no encontró el documento mencionado.




Rafael Tovar y de Teresa, y Jorge Sánchez Sosa, me recuerdan a Pilatos. ¡Qué forma de lavarse las manos!

Para revisar ejemplos que detallan la situación que en general he descrito, recomiendo consultar los siguientes blogs: 

http://PoliticOteka.blogspot.com

https://www.facebook.com/groups/cinedenuncias/ 

CONCLUSIONES: 

Que quede claro que por ningún motivo pretendo afectar al cine mexicano. Todo lo contrario. Quiero un cine mexicano de calidad, capaz de enorgullecer a los mexicanos y que realmente sea capaz de conquistar al mundo, no sólo en unos cuantos festivales.

El grupo en el que me desenvuelvo y yo, queremos una industria basada en un sistema honrado, transparente y con una estructura para la justa competencia que lo encamine a la autosuficiencia, sobre todo en lo que atañe al cine comercial, ya que el Estado debe seguir auspiciando la producción y distribución del cine llamado "cultural".

Exigimos una reforma, sin mañas ni vicios, a la Ley y al Reglamento Federal de Cinematografía.

Exigimos que las autoridades cumplan y hagan cumplir la Ley. 

Y JUICIO POLÍTICO A
RAFAEL TOVAR Y DE TERESA (CONACULTA)
Y A JORGE SÁNCHEZ SOSA (IMCINE)

Por supuesta colusión con el duopolio de la cine exhibición, las distribuidoras 'majors' que operan en México, y Televisa, en perjuicio de la integridad de la nación mexicana, su soberanía, su cultura, identidad y valores.

Del Código Penal Federal de la Constitución Política de los Estados Unidos, Capítulo I:

TRAICIÓN A LA PATRIA

ARTICULO 123

SE IMPONDRÁ LA PENA DE PRISIÓN DE CINCO A CUARENTA AÑOS Y MULTA HASTA DE CINCUENTA MIL PESOS AL MEXICANO QUE COMETA TRAICIÓN A LA PATRIA EN ALGUNA DE LAS FORMAS SIGUIENTES:

I.- REALICE ACTOS CONTRA LA INDEPENDENCIA, SOBERANÍA O INTEGRIDAD DE LA NACIÓN MEXICANA CON LA FINALIDAD DE SOMETERLA A PERSONA, GRUPO O GOBIERNO EXTRANJERO...

En la 55 entrega de Arieles, Juan Antonio de la Riva, sucesor de Jorge Sánchez Sosa en la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, acusó públicamente:

“No es posible que se privilegie solamente al sector de la exhibición. EL CINE MEXICANO ES UN ASUNTO DE SOBERANÍA NACIONAL. Demandamos un trato digno, equitativo y justo para el cine mexicano”.

Esa acusación, hoy sigue más que vigente.

LA LEY FEDERAL DE CINEMATOGRAFÍA ESTÁ SIENDO VIOLADA DE ESTE MODO:

Artículo 4.- La industria cinematográfica nacional por su sentido social, es un vehículo de expresión artística y educativa, y constituye una actividad cultural primordial, sin menoscabo del aspecto comercial que le es característico. Corresponde al Poder Ejecutivo Federal la aplicación y vigilancia del cumplimiento de esta Ley y su Reglamento.

Las entidades federativas y los municipios podrán coadyuvar en el desarrollo y promoción de la industria cinematográfica, por sí o mediante convenios con la Autoridad Federal competente.

COMENTARIO DE OTEKA: EL PODER EJECUTIVO FEDERAL NO ESTÁ HACIENDO QUE SE APLIQUE LA LEY, ENTRE OTRAS MUCHAS COSAS, AL NO MONITOREAR CON PRECISIÓN LOS TIEMPOS MÍNIMOS QUE LOS EXHIBIDORES ESTÁN DEDICANDO AL CINE NACIONAL, Y AL NO OBLIGARLOS AL CUMPLIMIENTO DE LA LEY, CON LO CUAL SE HACE CÓMPLICE.

Artículo 11- Toda persona podrá participar en una o varias de las actividades de la industria cinematográfica, en sus ramas de producción, distribución, exhibición y comercialización de películas, así como en las áreas de servicios, talleres, laboratorios o estudios cinematográficos.
Los integrantes de la industria cinematográfica se abstendrán de realizar todo acto que impida el libre proceso de competencia y de concurrencia en la producción, procesamiento, distribución, exhibición y comercialización de películas cinematográficas.
La Comisión Federal de Competencia investigará, resolverá y sancionará, de oficio o a petición de parte, toda práctica monopólica o concentración que ocurra dentro de la industria cinematográfica nacional, sin perjuicio de lo que establece esta Ley.

COMENTARIO DE OTEKA: EL DUOPOLIO DE CINÉPOLIS Y CINEMEX, Y EL DUOPOLIO DE TELEVISA Y TV AZTECA, NO SE ESTÁN ABSTENIENDO DE REALIZAR ACTOS QUE IMPIDEN LA LIBRE COMPETENCIA.  Y LA RESPECTIVCA COMISIÓN NO ESTÁ CUMPLIENDO LO QUE SE LE MANDATA.

Artículo 14.- La producción cinematográfica nacional constituye una actividad de interés social, sin menoscabo de su carácter industrial y comercial, por expresar la cultura mexicana y contribuir a fortalecer los vínculos de identidad nacional entre los diferentes grupos que la conforman. Por tanto, EL ESTADO FOMENTARÁ SU DESARROLLO para cumplir su función de fortalecer la composición pluricultural de la nación mexicana, mediante los apoyos e incentivos que la Ley señale.

COMENTARIO DE OTEKA: EL ESTADO NO ESTÁ FOMENTANDO EL DESARROLLO INTEGRAL DE LA PRODUCCIÓN CINEMATOGRÁFICA NACIONAL. NO BASTA CON SÓLO APOYAR ECONÓMICAMENTE QUE SE PRODUZCA. ES NECESARIO QUE SE PROMUEVA, SE PUBLICITE Y SE EXHIBA. QUE HACIENDA, EL IMCINE Y SUS FONDOS Y ESTÍMULOS DESTINEN MÁS DE 1,000 MILLONES DE PESOS ANUALES A PRODUCCIÓN Y SÓLO 60 MILLONES A DISTRIBUCIÓN, SIGNIFICA CONDENAR LAS PELÍCULAS MEXICANAS AL FRACASO Y, POR TANTO, A REGALAR MÁS TIEMPOS DE EXHIBICIÓN AL CINE ESTADOUNIDENSE QUE SE PUBLICITA AMPLIA E INEQUITATIVAMENTE.

Artículo 19.- Los exhibidores reservarán el DIEZ POR CIENTO DEL TIEMPO TOTAL DE EXHIBICIÓN, para la proyección de películas nacionales en sus respectivas salas cinematográficas, salvo lo dispuesto en los tratados internacionales en los cuales México no haya hecho reservas de tiempo de pantalla.
 Toda película nacional se estrenará en salas por un período no inferior a una semana, dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que sea inscrita en el Registro Público correspondiente, siempre que esté disponible en los términos que establezca el Reglamento.

COMENTARIO DE OTEKA: A FALTA DE INFORMACIÓN DE CONACULTA Y EL IMCINE, NUESTROS SONDEOS REALIZADOS EN FORMA INDEPENDIENTE POR MIEMBROS DE LA COMUNIDAD, INDICAN QUE NO SE ESTÁ CUMPLIENDO NI SIQUIERA CON EL 10% DE EXHIBICIÓN AL QUE OBLIGA LA LEY.
ADEMÁS, ESTA LEY TIENE VARIOS VICIOS DE ORIGEN, ENTRE ELLOS EL QUE DEBIDO A AMAÑADAS OMISIONES BUROCRÁTICAS REDUCE ENORMEMENTE EL PORCENTAJE PARA EL CINE MEXICANO, RESPECTO AL QUE SE HABÍA NEGOCIADO CON ESTADOS UNIDOS EN EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO.

Artículo 20.- Los precios por la exhibición pública serán fijados libremente. Su regulación es de carácter federal.

COMENTARIO DE OTEKA: LOS PRODUCTORES NO PUEDEN FIJAR LIBREMENTE LOS PRECIOS DE SUS PRODUCTOS, PUES QUIEN LOS FIJA "LIBREMENTE" ES EL DUOPOLIO DE LA EXHIBICIÓN.

LLEGÓ LA HORA DE LA TOLERANCIA CERO EN CORRUPCIÓN Y DE LOGRAR EN SERIO LA CONSOLIDACIÓN DEL SECTOR MEXICANO DE PRODUCCIÓN DE CINE.

domingo, 19 de octubre de 2014

MI POSICIÓN ANTE LAS GRAVES SANCIONES IMPUESTAS A MARINA STAVENHAGEN Y A VÍCTOR UGALDE

"¡YA BÁJALE OTEKA, NOS VAN A QUITAR EL PRESUPUESTO!"

por Javier Oteka


Es trágico que un subsector del cine mexicano clame en pos de que se justifique la corrupción. Y es que muchos de ellos han sido "maiceados", beneficiados, comprometidos. Ahora que se ha publicado la sanción a la anterior Directora General del IMCINE, temen una mega auditoria que, a muchos de ellos y ellas, los y las deje "embarrados".

Mi buzón de Facebook está lleno de amenazas e improperios, como el mensaje de un joven principiante que me dice que no tiene el "disgusto" de conocerme, pero en cuanto me vea, me va a dar un par de bofetadas. O como el de un maestro universitario que se ha hecho fama como comunicador entre la gente de izquierda, pero que en realidad, sin aceptarlo públicamente, es un hábil defensor de Televisa, y que me acusa de ser un tonto, pero que permite que me bloqueen de su muro debido a que no es capaz de sostener un debate de altura. O como otro mensajito muy simpático de una productora ejecutiva que me escribe: "¡Ya bájale Oteka, nos van a quitar el presupuesto!"... O como otros que me ofenden y lanzan amenazas más graves.

Resulta así que, quienes nos atrevemos a denunciar la corrupción, somos acusados de delincuentes, difamadores, operadores de quién sabe qué aciagos intereses... Y lo peor, es que por miedo, interés y comodidad, muchos y muchas que están en contra de toda la corrupción que existe, por miedo se quedan callados y calladas. Más preocupados están de que el gobierno les quite sus privilegios, que de manifestarse públicamente para reconocer el grado intolerable de corrupción que ha infectado a la industria cinematográfica hasta la médula.

Por ello, antes que reconocer la realidad, al subsector firmante se le facilita más encontrar un chivo expiatorio, a fin de sacrificarlo y regresar al status quo y a las prácticas corruptas que les han permitido sobrevivir, sin importarles que después de tantos años de apoyos brindados por el Estado, México no ha podido aún construir un sector de producción de cine sólido y autofinanciable.

Este subsector agradece que el Estado le haya permitido producir cada vez mayor número de películas, aunque éstas no reciban apoyo para su promoción ni su exhibición, dada la situación estructural carente de una regulación para la sana competencia que ha facilitado que la industria estadounidense, mediante prácticas duopólicas del sector de exhibición, y oligopólicas del de distribución, mantenga, en colusión con las autoridades de la cultura y el cine, una cuota indigna para el cine mexicano en nuestro propio país.

Marina Stavenhagen, mientras se exhibía en México la película sobre la batalla del cinco de mayo en Puebla, el gobierno francés le otorgaba un reconocimiento por promover el cine francés en nuestro país, en tanto que al cine mexicano se le cerraban las puertas de las pantallas nacionales.  A la guionista Marina Stavenhagen le tomó todo un sexenio descubrir el hilo negro que ahorca a nuestro sector de producción, a saber y tal como ella misma lo expresó: "El problema del cine mexicano es que no le llega al público". ¡Vaya descubrimiento que ya todos sabíamos hacía años! 

Este subsector de producción maiceado por las autoridades mediante apoyos de toda clase, ya sean estímulos y/o apoyos millonarios para la producción de películas, o simplemente becas para cursos y talleres, ciertamente no es pequeño en cantidad de miembros; pero sí es una minoría respecto al otro subsector de producción que, por diversas razones, ha sido marginado de los apoyos del Estado.


Todo esto comenzó a partir de que la Secretaría de la Función Pública (SFP), a través del Órgano Interno de Control en el Imcine, publicara el día 10 de octubre de 2014, en su portal de Internet, la resolución al expediente 0003/2012 que encuentra culpable de negligencia administrativa a la ex Directora General del Imcine, Marina Stavenhagen Vargas, y la sanciona económicamente con la cantidad de $14,754,975.00 y la inhabilitación por 10 años que le prohibe ejercer cargos públicos.

Al enterarme de que la SFP había hecho públicas las sanciones, de inmediato las publiqué en mis blogs PoliticOteka y CineDenuncias. Esto hizo que la bomba estallara, pues varios grupos de redes sociales y de periódicos locales y nacionales, reprodujeron velozmente la noticia.

Víctor Manuel Romero Ugalde, conocido en el medio como Víctor Ugalde, que acarrea, desde el 2011, sanciones similares a las de Stavenhagen, por negligencia administrativa cometida durante su gestión como Secretario Ejecutivo de Fidecine, aprovechó la coyuntura para colgarse de la limitada y lastimada fama de Marina Stavenhagen, y así promover con unas y unos colegas, una campaña mediática para su mutua defensa. La estrategia comunicacional fue la de no presentar pruebas -porque no las tienen para desmentir las que sí pesan en su contra y demuestran su culpabilidad-, sino de apelar emocionalmente a su público, poniéndose como víctimas de un complot político en su contra a cargo de funcionarios de la Secretaría de la Función Pública, y de Javier Oteka, a quien han difamado, injuriado y calumniado hasta el cansancio. En fin, una estrategia que pretende traspasar la función del chivo expiatorio, de ellos a quien se atrevió a denunciarlos por las vías jurídicas y mediáticas, basado en pruebas legales y contundentes.

* - * - *

En forma resumida quiero recordar que desde el 2012, a raíz de que mi proyecto "Vivir Amando" fue injustamente rechazado por el Comité Técnico de Fidecine y, en cambio, aprobaron en forma ilegal el proyecto del productor Daniel Birman Ripstein de Alameda Films, titulado "El Crimen del Cácaro Gumaro" (que no ha retornado a Fidecine su inversión), me dediqué a investigar los motivos. Fui encontrando decenas de pruebas de la existencia de toda una red sistémica de corrupción en el Imcine, sus fideicomisos, el Cieficine y sus autoridades y productores amafiados, y como yo no acepté entrarle al juego, simplemente me descartaron, además de que ejercieron en mi contra la censura previa, lo cual he documentado ampliamente:



En mi blog PoliticOteka, y en otro que construí en Facebok denominado CineDenuncias (que suena un poco a CineSecuencias, título de los oficialistas medios de comunicación del Imcine), comencé a publicar los resultados de mis investigaciones, resultado hasta hoy de más de 270 solicitudes de información y sus respuestas, así como de alrededor de 100 recursos de revisión interpuestos ante el IFAI, debido a que el IMCINE luchó con argucias leguleyas, hasta el cansancio, para ocultar, dilatar, falsear y distorsionar la información requerida.

Video donde el IFAI ordena al IMCINE que transparente la información de "Viaje Redondo", película que Marina Stavenhagen se auto apoyó siendo Directora General de este Instituto.



Esta lucha que durante dos años y medio he mantenido con el doble propósito de defender mi sagrada profesión que obstaculizó sin piedad alguna el Imcine con todo el poder que dispone, y de servir a la comunidad cinematográfica para denunciar toda la podredumbre que la pone continuamente en alto riesgo. Esta doble defensa la he tenido que emprender con mis propios y limitados recursos, a costa del patrimonio familiar, y con el apoyo moral de algunos y algunas colegas que se han ido sumando. Por supuesto, varios me han privado y eliminado su "amistad" y, otros, han seguido apoyándome y creyendo en mis pruebas y argumentos.

Pero, a partir de que publiqué esta noticia que implicó un primer reconocimiento de la autoridad de que las situaciones denunciadas merecen ser sancionadas, la irracional y convenenciera 'cargada' se precipitó en mi contra.

¿Por qué los defensores de ambos funcionarios no se pronunciaron durante estos dos años y medio en defensa de las autoridades que he venido denunciando? ¿Será porque despreciaban el valor de los argumentos y pruebas que yo presentaba en diversas instancias y que publicaba? ¿Acaso porque creían que yo era un rencoroso que estaba difamando a esa gente? El caso es que me dejaron casi por completo solo.

¿Y ahora que se les han caído sus héroes del pedestal?

Recuerdo que cuando se destapó públicamente la noticia de los actos pederastas del sacerdote Marcial Maciel, las damas del Regnum Christi elevaron sus alaridos de protesta y sus maridos, algunos empresarios de abolengo, fortuna y poder, hasta privaron a ciertos medios de sus inversiones publicitarias a fin de estrangularlos. Poco a poco, conforme la información fue emergiendo, quienes defendían a aquel hombre, entonces considerado santo, fueron aceptando la realidad que antes negaban a ultranza. Con profundo dolor por la decepción, fueron transitando a la aceptación y al coraje por considerarse defraudados. Su santo se les había caído del altar donde lo habían colocado.

Algo semejante, con las proporciones guardadas, sucede ahora con el destape público de la noticia de Marina Stavenhagen, ex directora del Imcine. Quienes se suman a la causa de su victimización, a fin de defenderla sin analizar a fondo las pruebas y las sanciones, en forma muy visceral, prefieren difamar a quienes la investigamos y a las autoridades que profundizaron durante más de dos años las investigaciones y llegaron a la conclusión de aplicarle la sanción económica millonaria y la inhabilitación por una década. Ella podrá apelar, acaso ampararse; pero el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa se encarga ya de procesarla.

La realidad, a sus actuales defensores les irá permitiendo advertir, con dolor, que las personas que antes se miraban de un modo, pueden ser en realidad de otro.

¿Y quiénes son dos de las personas que están tramando esta campaña que pretende exculpar mediáticamente a ex directora del Imcine?

Una de ellas es Beatriz Novaro, coguionista con Marina Stavenhagen de la película "Viaje Redondo", que ésta apoyó cuando estaba al frente de su cargo público, beneficiando al productor y director, Gerardo Tort, quien era entonces su pareja sentimental y socio en La Rabia Films, empresa que fue modificada para ocultar la sociedad que Marina tenía en ella. Y como esto es un claro y probado conflicto de interés, presumiblemente influyó para incrementar las sanciones.

El otro promotor de la causa de Stavenhagen es Víctor Ugalde quien, al abandonar el cargo de Secretario Ejecutivo de Fidecine, fue sentenciado por la Secretaría de la Función Pública, en cuyo portal sigue apareciendo la sanción de 12 millones de pesos y una inhabilitación por 10 años. Y no sólo eso, sino que nuevamente, por sus irregulares manejos al frente de la Sociedad de Directores, su propio Comité de Fiscalización y Vigilancia, encabezado por los cineastas Juan Antonio de la Riva y Julián Pastor, están exigiendo su remoción, entre otras cosas, por haber firmado un jugoso contrato con Televisa a espaldas de los directores, a fin de permitirle a dicha empresa mutilar las películas, por ejemplo quitándole los créditos, lo cual viola sus derechos morales que son inalienables. Estas acciones lo describen como un traidor a los directores de cine. Aunque lamentablemente, por la "cargada maiceada" que Ugalde sin duda llevará a la asamblea de la Sociedad de Directores, es probable que el Comité de Fiscalización y Vigilancia no gane los votos necesarios para remover a Ugalde y así queden como viles difamadores.

La realidad se encargará de darle más luz a estos hechos.

Por otro lado, en este nuevo momento que vivimos en el país, donde luchamos porque prevalezca el Derecho, que se erradique la corrupción y la impunidad, la última palabra la tiene la ley que decidan aplicar las autoridades, tanto del Poder Ejecutivo como del Judicial, si acaso los directores y herederos perjudicados por Ugalde proceden por la vía penal. Esperemos que en este asunto no prevalezca la opinología manipuladora con sus firmas de supuesta adhesión, sino el honesto cumplimento de la Ley.

* - * - *

En cuanto a Marina Stavenhagen, sugiero leer los siguientes seis botones de muestra para entender cómo se manejaban ella y algunas de las personas cercanas:

*** A BORDO DEL IMCINE: VIAJE REDONDO, ¿NEGOCIO REDONDO?

*** VIAJE REDONDO, ¿DOCUMENTAL O FICCIÓN?

*** EL VIRTUOSISMO DE LA MAFIA MEXICANA DEL CINE

*** MAESTRAS Y MAESTROS CHANCHULLEROS DEL NUEVO CINE MEXICANO

*** SÁIZAR Y LOZANO USAN RECURSOS DE CONACULTA CON FINES ELECTORALES

*** MARINA STAVENHAGEN NOS ARRANCA LA VIDA

* - * - *

A Víctor Ugalde lo acusan por TRAIDOR, entre otras muchas cosas, por firmar un contrato leonino con TELEVISA a espaldas de los directores; y por comprometer sus derechos morales que son inalienables e inenajenables. Esto es una vergüenza para el gremio de directores y para la industria en general.

Reproduzco la siguiente imagen que es prueba contundente que me proporcionó un equipo que ha investigado a fondo el caso de Víctor Ugalde, su doble personalidad y sus métodos. Se demuestra así, cómo Ugalde utiliza los recursos de la Sociedad de Directores como si ésta fuese su negocio personal, en este caso, pagando con la cuenta bancaria de la Sociedad el impuesto predial de su domicilio personal.

Con ello, él mismo ha roto la frontera entre lo público y lo privado, entre sus derechos y los de los demás.





EL NEPOTISMO CONVENENCIERO DE VÍCTOR UGALDE RESPECTO A SU SUEGRO, EL MAESTRO VICENTE LEÑERO

En la respuesta a mi solicitud de información No. 1131200019112 que cualquiera puede consultar en el sitio web del IFAI, el director de apoyo a la producción cinematográfica del IMCINE, Hugo Villa Smythe, quien dados sus oscuros antecedentes ya no le resultó útil ni confiable al nuevo director del Imcine y se vio obligado a renunciar, respondió que la Sociedad Mexicana de Directores Realizadores de Obras Audiovisuales, durante el sexenio de MARINA STAVENHAGEN, recibió del Imcine, entre otras partidas, la cantidad de $1,085,000.00 (suma de los puntos 2 y 4 de la tabla), para aplicarla a los talleres de guión denominados "Alejandro Galindo" impartidos por el suegro de Víctor Ugalde, el maestro Vicente Leñero.

Y, con el objeto de borrar los rastros, Ugalde presuntamente encargó a su sobrina que consiguiera los recibos de honorarios para evitar que el maestro los diera personalmente.Y, con el objeto de borrar los rastros, presuntamente encargó a su sobrina que consiguiera los recibos de honorarios para evitar que el maestro los diera personalmente.

miércoles, 15 de octubre de 2014

COMPLICIDAD ENTRE FUNCIONARIOS Y PRODUCTORES BENEFICIADOS POR EL IMCINE, SUS FIDEICOMISOS Y EL EFICINE

Caso muestra 1: Daniel Birman Ripstein en colusión con el Comité Técnico de Fidecine 

por Javier OTK

Daniel Birman Ripstein, productor de "El Crimen del Cácaro Gumaro", fue uno de los miembros del Comité Técnico de Fidecine que a fines del 2011 evaluó la exposición que yo, Javier Ortiz Tirado Kelly, hice a dicho comité acerca del proyecto de mi película 'Vivir Amando'.

Dicho comité rechazó apoyar mi película para el período de 2012, en tanto que sí concedió un apoyo de 10 millones de pesos para la película de Alameda Films, producida por Daniel Birman Ripstein. Con ello, los miembros del Comité Técnico violaron el art. 56 del Reglamento de la Ley Federal de Cinematografía que expresamente prohíbe que los miembros del Comité Técnico de Fidecine se auto concedan apoyos. Y esta violación al Reglamento no fue sólo por parte de Birman Ripstein, sino de todo el Comité que, al votar en forma colegiada, se hizo cómplice.

Desde entonces, nada han dicho en su defensa los miembros que pertenecían al Comité Técnico de Fidecine:

Marina Stavenhagen Vargas (Imcine)
Ma. de Lourdes Sánchez García (Hacienda)
Marcela Fernández Violante (STPC)
Daniel Birman Ripstein (Rep. Sector Producción)
Xavier Hernández Cervantes (Rep. Sector Distribución)
Eckehardt Von Damm (Rep. Sector Exhibición)
María de los Ángeles Castro Gurría (Secretaria Ejecutiva)

Y no sólo Fidecine le asignó 10 millones a Birman Ripstein, sino que el Comité Interinstitucional de Eficine, integrado por un representante de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, otro del Conaculta y por Marina Stavenhagen en representación del Imcine, le autorizó otros 20 millones de pesos. Esta autorización la dieron sin tomar en consideración el dictamen del grupo de evaluación del Imcine que no recomendaba que se apoyara el proyecto de Birman Ripstein debido a diversas irregularidades presupuestarias y financieras.

Marina Stavenhagen Vargas
ex Directora General del Imcine
sancionada por la Función Pública
pero hoy cobijada dentro de TV AZTECA

Ahora que la Secretaría de la Función Pública ha concluido su investigación a Marina Stavenhagen Vargas, tomando como base, entre otras, la denuncia y pruebas que le entregué, y que ha determinado sancionarla, debido a su "negligencia administrativa", con la inhabilitación por 10 años que le impide ejercer cargos públicos, y una sanción económica de $14,754,975.00 (catorce millones setecientos cincuenta y cuatro mil novecientos setenta y cinco pesos), no sería justo que quienes se beneficiaron de las decisiones de la ex directora general del Imcine, a lo largo del sexenio calderonista, queden cobijados bajo el manto de la impunidad.
Aparece en el portal de los servidores publicos
sancionados por la Secretaría de la Función Pública. 

EXIGIMOS:

• QUE LAS AUTORIDADES ORDENEN UNA AUDITORIA a todos los proyectos realizados durante la gestión de Stavenhagen, quien los apoyó con unos 4 mil millones de pesos.

• QUE SE CONTINÚEN LAS INVESTIGACIONES del sistema de corrupción que se ha tejido en y alrededor del IMCINE.

• QUE SEAN SANCIONADOS quienes conforme a Derecho resulten responsables.